El futuro del dinero y los servicios financieros

El futuro coche autoconducido que se convertirá en taxi cuando no se utilice cargará en su banco el dinero. El banco de tu frigorífico inteligente utilizará ese dinero para financiar los comestibles que él mismo pedirá. ¿Quieres redondear cada gasto al dólar más cercano e invertir en bolsa? Tu frigorífico puede hacerlo por ti...

Agosto 27, 2023 - 23:35
Agosto 27, 2023 - 23:39
 0  21
El futuro del dinero y los servicios financieros

Como ocurre con el resto de industrias, el viaje comienza en la Sociedad 1.0. El dinero como concepto nunca existió en la sociedad de cazadores-recolectores. ¿Cómo compraban cosas entonces? La respuesta es que no lo hacían. En su lugar, hacían trueques a cambio de bienes y servicios.

El dinero adoptó varias formas a lo largo de la historia. En un momento dado, se utilizaba el ganado como dinero. Todo el mundo estaba de acuerdo en que el ganado era útil. Te daré mi saco de arroz por una vaca, que puedo llevar al granjero y cambiar por tres sacos de verduras, porque el granjero sabe que puede coger la misma vaca y cambiarla por otra cosa que quiera. 

También apareció el concepto de "valoración". Un saco de arroz se valoraba en una vaca, pero la misma vaca daba tres sacos de verduras. Así pues, la vaca era el antiguo dólar. ¿O deberíamos decir que el dólar es la vaca moderna?

Pero el ganado envejece y acaba muriendo. Si eres uno de esos desafortunados comerciantes que vendieron todas sus cosechas por ganado y luego éste murió antes de que pudieras cambiarlo por lo que necesitabas, seguro que te arruinas en un santiamén. 

La Sociedad 2.0 experimentó con otras formas de dinero, como la sal, la cebada, el tabaco, las conchas, la piel de ante, rocas gigantes con forma de rosquilla y agujeros, e incluso espejos. Todas estas formas de "dinero" tenían problemas y no duraron mucho. 

Imagínate las tristes historias de la gente que poseía las últimas piezas de dinero antes de que se transformaran en otra cosa. ¿Qué harías con toda esa sal sobrante? ¿Sería comparable a lo que la gente hizo en la India con los billetes viejos cuando el Gobierno tiró a la basura su efectivo e introdujo una nueva serie de billetes en 2017? 

No exactamente. A diferencia del papel moneda de hoy, el dinero de antes tenía valor real. Si te quedas con un montón de sal, véndelo porque la sal es algo real con valor real, aunque ya no se acepte como "dinero".

Con el descubrimiento de los metales preciosos, todo el mundo estuvo de acuerdo en que los metales tenían valor en su vida, lo que dio origen a las monedas como dinero. Por ejemplo, las monedas de plata se utilizaban antiguamente como moneda. Vendo mis bienes o servicios por un determinado número de monedas y las cojo para comprar otra cosa que quiero. 

Si gano más monedas de las que uso, tengo unos ahorros acumulados para un día lluvioso. Mientras que la plata, el bronce, el cobre y el oro se utilizaban para la moneda basada en monedas, el oro se convirtió en el estándar hacia el último cuarto de la Sociedad 2.0. El oro se estandarizó tanto que entró a formar parte del sistema monetario mundial. 

El oro se estandarizó tanto que entró en la lengua inglesa como "gold standard" -algo superior de lo que tomar referencia, un merecido tributo lingüístico. El oro sigue considerándose un metal de valor sustancial. Incluso cuando no utilizamos el oro como moneda, todo el mundo lo acepta como dinero porque siempre tendrá un comprador y un precio en un futuro previsible, aunque su precio fluctúa con el tiempo pero dentro de lo esperado.

Los banqueros de antaño: Orfebres

Un agricultor rico vende su cosecha por un puñado de monedas de oro y las guarda en su dormitorio. Esto supondría un riesgo de robo hoy en día y esto suponía un riesgo de robo entonces. Es una de las cosas que nunca han cambiado.

Entonces, ¿qué hacía la gente con el exceso de monedas de oro? Las guardaban con los orfebres. Los bancos no son más que orfebres de antaño que emitían un recibo por las monedas de oro que recibían en forma de "billete de papel". Ese carnicero que guardaba esas monedas de oro de más podía llevar su nota al orfebre cuando quisiera y recuperaba sus monedas de oro. Los orfebres cobraban una cantidad simbólica por guardar de forma segura las monedas de oro de todo el mundo.

Con el tiempo, los orfebres se dieron cuenta de que no mucha gente volvía a por todas sus monedas de oro, lo que les dejaba con un montón de oro almacenado. Los orfebres inteligentes se dieron cuenta de que nada les impedía prestar algunas monedas a la gente necesitada, por supuesto a cambio de una comisión. De ese modo, podían ganar dinero a manos llenas, e hicieron exactamente eso.

Tenían suficientes monedas en su poder como para poder emitirlas con seguridad como préstamos. Guardaban una cierta parte por si algún "depositante" volvía con su pagaré a reclamar sus monedas. De ahí surgió el concepto de los bancos actuales, en los que uno guarda su oro, es decir, su dinero, y el banco lo presta a la gente que lo necesita a cambio de una comisión llamada interés. Los billetes que emitían los orfebres evolucionaron hasta convertirse en el dinero moderno. Sin embargo, hay una gran diferencia entre ambos. ¿Sabe cuál es? Volveré sobre ello en breve.

La banca de reserva fraccionaria

Poco a poco, los billetes que emitían los orfebres fueron aceptados por todo el mundo porque sabían que podían volver al orfebre en cualquier momento y cambiarlos por monedas de oro. Así que empezaron a emitir billetes en lugar de monedas también para los que pedían préstamos. Sin embargo, la comisión que obtenían por los préstamos era muy atractiva. Eso, unido al hecho de que sólo unos pocos acudían a recoger sus monedas de oro, les permitía dar más "préstamos" que el valor de las monedas de oro que tenían en cada momento.

Todo este fenómeno dio lugar a la economía actual, especialmente al hecho de que hoy en día hay más "deuda" en circulación que reserva monetaria real -un fenómeno llamado banca de reserva fraccionaria- y empezó a llenarse de más deuda en comparación con las monedas de oro disponibles. En este escenario, los orfebres tendrían problemas si todos los que tuvieran billetes emitidos por ellos volvieran a cobrar sus monedas de oro, porque sencillamente no tenían suficientes monedas para respaldar todos los billetes que emitían.

Del mismo modo, el problema actual no es la falta de deuda, sino que nuestra economía tendrá problemas si todo el mundo decide devolver toda la deuda, porque sencillamente no hay suficiente efectivo para hacer frente a toda la deuda.
Todo esto sucedió en la última parte de la Sociedad 2.0, donde las economías se construían y giraban en torno al oro. La historia nos enseñó que se han librado muchas guerras por este metal precioso. Los reinos se valoraban por la cantidad de oro que poseían.

Transición a la banca moderna

La trayectoria desde los banqueros orfebres hasta el sistema financiero actual es complicada, y la mayor parte tiene lugar en la sociedad industrial, la Sociedad 3.0. La forma más sencilla de verlo es que estos orfebres se convirtieron en bancos y los billetes en moneda. Con tantos orfebres en existencia, un billete emitido por un orfebre puede o no ser aceptado por otros. Los orfebres empezaron a formar un grupo, aceptando los billetes de los demás, iniciando un sistema bancario.

Pero, ¿y un orfebre en otra ciudad? Bueno, la gente no se desplazaba grandes distancias, así que esto no supuso un gran problema hasta que el comercio empezó a expandirse, obligando a la gente a movilizarse más. ¿Te falta dinero en una ciudad nueva? Lo siento, deberías haberlo planeado mejor.

Había otro problema importante con este sistema. Funcionaba mientras la gente confiara en el orfebre. En el momento en que se corría la voz de que había más "billetes" en circulación que monedas de oro reales, todo el mundo corría al orfebre para recuperar sus monedas. Estos problemas, unidos al monstruoso endeudamiento de algunos gobiernos tras las guerras, crearon la necesidad de controlar el dinero de forma centralizada, dando lugar así al concepto de orfebres centrales, también conocidos como bancos centrales. 

De este modo, el banco central se convirtió en el banco de otros bancos. La banca, creada por orfebres que simplemente proporcionaban seguridad a las monedas de la gente, se convirtió en un sistema financiero de pleno derecho.

El patrón oro

Dado que cada país tiene su propia moneda, controlada por sus respectivos gobiernos, ¿cómo se calcula el tipo de cambio? Si viajo a Argentina llevando dólares estadounidenses, ¿cuántos pesos argentinos me dan? ¿uno? 10? 100? ¿Qué determina esa cifra? Como puede ver, era necesario un estándar común. Siguiendo la misma lógica que nuestros antiguos bancos: los orfebres, cada país asignaba su moneda al oro, determinando el valor de su moneda.

Su papel moneda está vinculado a sus reservas de oro, que a su vez determinan el valor de la moneda. Por ejemplo, si se tiene un kilogramo de oro y se imprimen 1.000 pesos, cada peso vale un gramo. Si Estados Unidos tiene un kilogramo de oro e imprime 100 dólares, cada dólar vale 10 gramos. Usando esta lógica, 1 dólar estadounidense me da 10 pesos. Si necesitas más dinero, no hay problema. Imprímalo. Pero la cantidad de oro que llevas no cambia, lo que hace que el papel moneda valga menos. Este fenómeno se llama "patrón oro".

Esto funcionó bien durante un tiempo, pero las guerras mundiales lo cambiaron todo. Varios países gastaron cantidades interminables de dinero en guerras, lo que les obligó a imprimir más dinero para financiarlas. Pronto se dieron cuenta de que el patrón oro limitaba su capacidad de imprimir dinero y, por la misma razón, los países empezaron a abandonarlo. A Estados Unidos, en cambio, le fue relativamente bien, sobre todo durante la Primera Guerra Mundial. Su comercio mundial trajo al país la mayor parte de las reservas de oro del mundo, dejando a Estados Unidos con abundantes reservas de oro. Eso permitió a Estados Unidos seguir respaldando sus dólares con sus reservas de oro, que eran bastante fuertes. A medida que las reservas de oro se trasladaban a Estados Unidos, la mayoría de las demás economías mundiales ya no podían sostener la asignación de sus monedas a sus reservas de oro, que se estaban agotando. Buscaban una solución.

En 1944, una conferencia celebrada entre países llegó a un acuerdo para asignar su moneda al dólar estadounidense en lugar de al oro y se denominó Acuerdo de Bretton Woods (Equipo del TPI 2022). A su vez, el dólar estadounidense se vinculó al oro debido a sus fuertes reservas de oro, lo que lo convirtió en el nuevo patrón mundial. Sin embargo, el mapeo dólar-oro estadounidense tampoco duró mucho. Varias guerras, principalmente la Segunda Guerra Mundial (Ghizoni 2013), debilitaron también al dólar estadounidense. Finalmente, en 1971, el entonces presidente estadounidense Richard Nixon decidió retirar el dólar estadounidense del oro poniendo fin a los 27 años de asociación (ibid Equipo CFI). ¿Qué significa esto? La mayoría de las divisas mundiales están vinculadas al dólar estadounidense y éste, a su vez, no está vinculado a nada.

Piense en lo que esto implica. Los millones de dólares que tiene bajo el colchón no le "garantizan" nada, a menos que se reconozca que ese papel posee algún valor, porque ya no está vinculado a nada de valor. Todos estamos de acuerdo en que el papel que llevamos en el bolsillo tiene valor porque está respaldado por una entidad en la que todos confiamos: el gobierno.
Así pues, el sistema financiero actual se basa en la confianza.

Un acontecimiento que haga tambalear la confianza de la gente sacude todo el mercado financiero, ya que a la gente le preocupa que el "valor" del dinero baje porque todo el mundo entraría en pánico. Un tuit de una persona destacada puede hacer caer la bolsa e incluso hundir la economía. Esto no habría ocurrido antes, porque el valor del dinero siempre estaba garantizado por algo material. Esta transformación del dinero es relativamente nueva. No se produjo hasta 1971, hace unas décadas, casi antes de que empezáramos a entrar en la sociedad de la información.

Permítanme recordarles que la industria de los servicios financieros es extremadamente amplia y compleja, con subsectores, cada uno de los cuales es una bestia en sí mismo. Los bancos que empezaron siendo pequeños se convirtieron en instituciones financieras a gran escala en la sociedad industrial, y muchos de ellos ofrecen una amplia gama de servicios financieros como banca minorista, servicios de inversión y gestión de patrimonios, seguros, banca corporativa, banca de inversión y fiscalidad y auditoría. 

El sector de los servicios financieros es enorme y cada subsector es una bestia en sí mismo. Para simplificar, nos centraremos en la parte del sector con la que usted y yo tratamos a diario. Sin embargo, todos tienen algo en común: el toque humano.

Si quiere ingresar dinero en efectivo, vaya a un banco y entregue su dinero al cajero; el cajero cuenta el dinero a mano y le da una libreta que le dice cuánto tiene depositado. Guarda la libreta, vuelve al mismo banco, entrega la libreta, rellena un formulario con los datos de la retirada y lo entrega al cajero. Recibes el dinero y la libreta se actualiza. ¿Quieres contratar un seguro? Ponte en contacto con un agente de seguros. ¿Quieres invertir? Visita a un corredor de bolsa. ¿Necesitas un préstamo? Acuda a un agente de préstamos.

En la década de 1950, un importante invento revolucionó la vida de los cajeros y la rapidez y precisión del trabajo de la industria financiera: los cajeros automáticos. Luego llegó otra gran revolución que amenazó el sustento de muchos cajeros en todo el mundo: los cajeros automáticos (ATM), los mismos "robots monetarios" o "bancos-robot" que utilizamos hoy para ingresar y retirar dinero en efectivo. No cabe duda de que los cajeros automáticos trastornaron la banca minorista. De hecho, los cajeros automáticos son los bancos minoristas cuando se trata de cheques y ahorros.

¿Con qué frecuencia entramos hoy en un banco para estas primitivas transacciones?

Esto fue sólo el principio de la disrupción de la industria de servicios financieros. La mayor disrupción llegó en forma de lo que se conoce como la revolución fintech, que utiliza la tecnología al máximo para llevar la innovación a los clientes. Podría decirse que esto llevó el dinero al siguiente nivel, alejándolo de cualquier cosa sustancial para convertirlo simplemente en ceros y unos. Hoy en día, la gente se transfiere estos dígitos entre sí en lugar de dinero real. Y esta tendencia se ha vuelto totalmente digital con acontecimientos como la pandemia de COVID-19. Cuando estoy con mis socios corporativos, a menudo bromeo diciendo que el dinero ha sido E=mc-ed, es decir, convertido de materia a entidad invisible. El dinero, que antes se presentaba en forma de bienes y servicios, adoptó otras formas, como la sal, las conchas y la plata, para decantarse finalmente por el oro, y luego evolucionó hasta convertirse en papel, sólo para volverse invisible.

Los inicios de las fintech estuvieron marcados por los bancos tradicionales cuando empezaron a proporcionar acceso en línea a las cuentas, aportando tecnología para interactuar con los usuarios, además de apoyar las funciones de back-end. El gran paso adelante lo dio PayPal con su capacidad para transferir dinero en línea a través de múltiples instituciones bancarias, rompiendo la mayor barrera de la industria de servicios financieros. Lo llamamos una capa abstracta por encima de todos los bancos.

El concepto fue un gran éxito. No sólo dio lugar a muchas empresas especializadas en la transferencia de dinero en línea, sino que también evolucionó para fusionar el dinero y las actividades sociales. Si preguntamos a nuestro alrededor, puede que muchas personas de todo el mundo no conozcan Citibank ni ninguna otra institución financiera, pero la mayoría conoce a gigantes tecnológicos como Google y Apple. Google Pay y Apple Pay sustituyeron a las transacciones minoristas en efectivo e introdujeron a más personas en este ecosistema financiero global. Gigantes del comercio electrónico como Alibaba también entraron en el mundo fintech a través de sus servicios especializados como Alipay.

Llevando el acceso a cuentas bancarias en línea al siguiente nivel, surgieron bancos exclusivamente en línea como Marcus. Los bancos tradicionales mejoraron sus capacidades de banca en línea. Para competir con la capa abstracta construida para la transferencia de dinero, como PayPal, encima de ellos, se asociaron con servicios como Zelle. Puede que no haya bancos físicos en lugares remotos del mundo por limitaciones de infraestructura, pero la mayoría de la gente tiene hoy acceso a Internet. Los bancos en línea hicieron la banca accesible a más gente.

Pero la revolución fintech no se detuvo en la banca en línea y las transferencias. Empresas como Acorn transformaron el sector de la gestión de patrimonios. Hay numerosas opciones de inversión en las startups fintech emergentes, que atienden a todo tipo de inversores ahí fuera, todos ellos luchando por conseguir clientes, animando a más gente a entrar en el negocio de la inversión. Por otro lado, los prestamistas hipotecarios en línea, como AimLoan, han transformado el sector hipotecario. Hoy en día, el sector de los seguros se ha vuelto mayoritariamente online. ¿Cuándo fue la última vez que visitó una tienda física para declarar sus impuestos? ¿Cuándo fue la última vez que fue de puerta en puerta para recaudar fondos para una causa benéfica?

Entonces, ¿la tecnología financiera consiste en ofrecer servicios financieros en línea? Desde luego que no. Eso es sólo el principio de la revolución fintech. Se trata de utilizar la tecnología para aportar valor a través de la innovación. Por ejemplo, las empresas de gestión de patrimonios utilizan robots inversores basados en IA para estudiar las tendencias del mercado e invertir de forma inteligente. Estas empresas invitan a los inversores a hacerse con esos mercados y suelen enviar notificaciones. Mucho antes de que estallara la pandemia, yo también recibí una notificación para invertir en Zoom. 

Los robots de inversión inteligentes redondean tus gastos, cogen ese pequeño cambio de cada gasto y lo invierten por ti para convertir tu cambio en algo sustancial.

Los robots corredores de bolsa analizan su situación financiera mucho mejor que cualquier ser humano y le proporcionan una hoja de ruta para la gestión de su patrimonio que ningún ser humano puede ofrecerle. Los robots de seguros de automóviles rastrean los patrones de conducción, entienden las personalidades, evalúan el riesgo y pueden elaborar un presupuesto personalizado mejor que cualquier ser humano. Si conduce con seguridad y menos, recibirá un cheque por ser un buen conductor. Los robots hipotecarios pueden procesar miles de documentos, analizar su situación financiera y evaluar el nivel de riesgo con mucha más precisión, mucho mejor de lo que puede revelar su puntuación crediticia. La lista puede continuar. Si todo esto está ocurriendo hoy, ¿hacia dónde cree que se dirige el sector de los servicios financieros? He aquí algunas tendencias.

Máquinas avanzadas de tratamiento de riesgos (RTM)

Por si aún no se ha dado cuenta, el sector de los servicios financieros se basa en la gestión de riesgos. En cierto modo, es un seudónimo eufemístico del sector de gestión de riesgos.
Todas las empresas buscan fuentes de riesgo. En primer lugar, para los prestamistas, el mayor riesgo es el reembolso de la deuda por parte del prestatario. Antes de prestar hay que hacer un análisis cuidadoso y detallado. No sólo cuenta la situación financiera del prestatario; sus pautas de comportamiento y las tendencias del mercado, entre otras cosas, también son parámetros de consideración igualmente importantes. La gestión del patrimonio consiste en predecir las tendencias del mercado. Entre los muchos tipos que sobresalen en la predicción, las compañías de seguros son las más inteligentes, las mayores de las empresas de gestión de riesgos.
El valor del dinero en sí depende de que todo el mundo esté de acuerdo en que tiene valor, como hemos visto antes. Esto mantiene intacta la confianza del público. La gestión avanzada de riesgos es clave para el bienestar de esta industria. Los bots avanzados ayudan a detectar riesgos y a mitigarlos antes de que se conviertan en problemas, tanto para las instituciones financieras como para los consumidores. La predicción bursátil de Zoom que he señalado antes será primitiva comparada con la futura gestión avanzada de riesgos.

Los bancos como centros de experiencia

Con todas las revoluciones de la banca en línea, todo el mundo se hace una gran pregunta. ¿Cuál es el futuro de los bancos y cuál es el futuro de los empleados de banca? Las transacciones en ventanilla serán cada vez menos numerosas. Los bancos se convertirán en lugares donde socializar, experimentar productos financieros y recibir servicios financieros como asesoramiento sobre inversiones, entre otros. No se puede subestimar el poder del contacto físico y, por tanto, siempre habrá un lugar para el contacto cara a cara, aunque ni va a ser igual que en el pasado ni se producirá a la misma escala. Esto significa que los bancos minoristas se convertirán en centros de experiencias y entretenimiento, mientras que la mayoría de las transacciones cotidianas tendrán lugar en el mundo digital.

Asesores inteligentes

Si alguien (o algo) puede ofrecerle el mejor asesoramiento financiero analizando su salud financiera, serán los roboasistentes digitales personales. El dinero, al ser una parte tan integral de nuestra vida, se integrará también en otras partes de la automatización cotidiana. Estos asesores de dinero inteligentes se integrarán en todos los ámbitos de la vida incluso a través de asistentes inteligentes como Amazon Alexa.

Moneda digital

En el siglo XVII llegó a los Países Bajos una nueva flor, el tulipán. Era tan hermosa y especial que todo el mundo se enamoró de ella. El recién llegado fomentó el interés del público por esta florecilla recién llegada. Todo el mundo quería tener uno. Los tulipanes se convirtieron en un gran negocio. Entonces, un afortunado cultivador de tulipanes pudo producir tulipanes punteados por accidente. Se vendieron por más. Más tarde se descubrió que ese accidente había sido causado por una infección. Pero no importó porque las cosas raras tienden a aumentar su valor.

El miedo a perderse algo obligó a todo el mundo a subirse al carro de los tulipanes: en un momento dado, los tulipanes se vendían por el precio de una mansión (Hayes 2022). La gente cambiaba sus casas por un tulipán, que más tarde se dieron cuenta de que no era más que un castillo de naipes que simplemente se derrumbó. Me gustaría dar aquí mi opinión sobre las criptomonedas, pero permítanme que me explaye un poco para esos millones de entusiastas de las criptomonedas.

El contexto: los entusiastas del cripto argumentan y creen que será la nueva forma de moneda. Recordemos que la moneda solía ser representativa de algo físico hasta que el dólar estadounidense fue retirado del patrón oro, convirtiendo a las monedas en fiduciarias, respaldadas por los respectivos gobiernos y sus economías. 


Sin embargo, la criptomoneda también es una moneda fiduciaria y tiene valor porque la gente cree que tiene valor, anulando así una de las razones fundamentales para abandonar monedas como el dólar estadounidense.

Un gobierno imprudente podría hundir el valor de su moneda, como ya ha sucedido en algunos países, y algunos argumentan que esto es un argumento a favor de las criptomonedas. Los ciudadanos de países con problemas de este tipo buscan una moneda alternativa, pero ¿es esa fuerza suficiente para lograr un cambio global? Al fin y al cabo, los países con monedas estables dirigen la "economía" mundial. ¿Es posible que un gran número de países hundan sus economías? Las posibilidades son escasas, ya que la economía mundial es relativa. 

Aunque las criptomonedas se conviertan en el nuevo estándar, no será sin fuertes regulaciones que anularán toda la "democratización" de la moneda. Además, la gestión de la economía global por un conjunto de personas suena como un buen concepto, pero será poco práctico ya que las fluctuaciones pueden ser frecuentes, impactando significativamente en la vida de miles de millones.

Otro argumento a favor de las criptomonedas es que son digitales y que hay un buen lugar para ellas. Sin embargo, yo diría que el dinero ya se ha digitalizado. Como hemos dicho antes, ¿con qué frecuencia manejamos dinero en papel? Rara vez. ¿Manejaremos moneda digital utilizando la tecnología blockchain, la misma que se utiliza para el bitcoin? Probablemente. Venezuela, por ejemplo, lanzó su nueva moneda digital llamada Petro Coin en la plataforma blockchain.

Curiosamente, esta moneda está respaldada por sus reservas de petróleo para aumentar la confianza en la moneda del país, que ha perdido casi todo su valor. La clave aquí es que esta moneda está gestionada por el gobierno y respaldada por las reservas del país. Lo único que tiene en común con el bitcoin es la plataforma en la que funciona.

Habrá otras "monedas digitales" localizadas que podrán ganarse con determinadas actividades y canjearse por ciertos productos o servicios. Un ejemplo son las monedas sanitarias que recompensan la participación en determinadas actividades relacionadas con la salud y que pueden canjearse por servicios relacionados con la salud, como se ve en la historia de Falcon. Sin embargo, estas monedas pueden verse como una extensión de diversos programas de recompensas a los que ya estamos acostumbrados.

Tenga en cuenta que las criptomonedas pueden tener un papel que desempeñar en el futuro, especialmente dada su plataforma subyacente y la tasa de adaptación. Por ejemplo, el programa de monedas de salud al que acabamos de hacer referencia podría ejecutarse como un contrato inteligente en blockchain que paga en criptomonedas. Estas monedas podrían canjearse por otros servicios o "cobrarse" donde esté permitido.

Dicho todo esto, ¿se digitalizará completamente la moneda en el futuro? ¿Lanzará Estados Unidos una moneda de un dólar? Es posible. Observar este espacio puede marcar una diferencia tan grande como una decisión tomada a tiempo, aunque no será como la criptodivisa. El dinero, como sabemos, ha estado cambiando y seguirá cambiando. Puede que perdure hasta el punto de volverse completamente invisible.

Fusión con otras industrias

Esta es una de las grandes. La industria de los servicios financieros ya no estará tan aislada, especialmente con grandes actores de la talla de Goldman Sachs. Ya hemos visto cómo jóvenes empresas fintech se han hecho con una parte de este mercado. El mercado está tan maduro que grandes empresas tecnológicas como Google, Apple y Alibaba han entrado en el juego a través de sus respectivos servicios Google Pay, Apple Pay y Alipay. 

Estas empresas tienen un imperio ya construido de sus clientes dedicados y leales. ¿Por qué no utilizar ese acceso para ofrecer servicios en torno a algo que todo el mundo necesita a diario: el dinero? La adopción por parte de estas grandes empresas garantizó que las personas con Internet pero sin acceso a los bancos también se beneficiaran de esta economía sin dinero en efectivo. Va a seguir evolucionando con otras industrias que ampliarán sus negocios para solaparse con este sector. La fusión inversa también se producirá cuando los bancos se conviertan en centros de ocio y venta al por menor.

¿Y si, por ejemplo, su coche se convirtiera en un banco en el futuro? ¿O su cafetera, lavadora o incluso el frigorífico? Permítame citar un ejemplo. Si formas parte del programa de recompensas de Starbucks, puedes cargar tu cuenta de Starbucks con algo de dinero, lo que significa que estás ahorrando con el "banco" de Starbucks. No puedes retirar dinero en efectivo en la mayoría de las circunstancias, pero puedes utilizarlo a cambio de sus productos, algo útil si eres un ávido amante del café. Eso es un préstamo sin intereses para Starbucks que puede redirigir para un mayor crecimiento del negocio. Aplique una lógica similar a un coche que puede iniciar un banco en el que cargar dinero para pagar sus facturas mientras conduce por la ciudad. No es sólo para gastos.

El futuro coche autoconducido que se convertirá en taxi cuando no se utilice también cargará su banco con ese dinero. El banco de tu frigorífico inteligente utilizará ese dinero para financiar los comestibles que él mismo pedirá. ¿Quieres redondear cada gasto al dólar más cercano e invertir en bolsa? Tu frigorífico puede hacerlo por ti. Esté atento a esta interesante tendencia. Creo firmemente que está en el futuro de nuestro dinero y que ocurrirá durante nuestra vida.

Una vez más, ¿qué gana usted? Pronto llegará un día en que su industria se cruzará con el sector de los servicios financieros, si no lo ha hecho ya. Estar preparado es el único y más seguro arnés que puedes llevar en esta escalada de incertidumbre. Entienda este sector; lea tantos libros; escuche a los expertos del mercado... si piensa unirse a la revolución fintech, ya que está aquí para crecer. 

Personalmente, creo que la tecnología apenas ha arañado la superficie del sector de los servicios financieros. Si estás planeando unirte a la revolución de las finanzas, debes entender la tecnología, al menos cómo funciona. 

Entender la tecnología en las finanzas es tan inevitable, que no servirá encogerse de hombros ante esta inevitabilidad con un "esa no es mi especialidad". Tanto si trabaja en el sector de los servicios financieros como si tiene una empresa en este campo, incorpore la tecnología a su sector hoy mismo. Si no, puedo garantizarte que en un futuro próximo estarás haciendo otra cosa que no sea esto.

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow

Hernan Arena CEO NuevArena, Analista Programador, Tecnicatura en Comercio Electrónico, Experto en IA