El futuro de la ropa y los accesorios

Todas las prendas que vestimos: camisetas, camisas, pantalones, sombreros, zapatos, joyas, mantas, toallas e incluso ropa interior se volverán inteligentes en el futuro, ofreciendo algún nivel de computación a través de la tecnología insertada.

Agosto 28, 2023 - 00:07
 0  15
El futuro de la ropa y los accesorios

Otra necesidad humana junto a la comida y el cobijo es la ropa. Desde que se cubrían con hojas y otros materiales naturales hasta la invención del tejido, la ropa no sólo ha estado ligada a la evolución humana, sino que también encierra una rica historia. Se desconoce por qué exactamente nuestros antepasados empezaron a usar ropa, pero hay dos teorías principales y ambas podrían ser ciertas al mismo tiempo. En primer lugar, la ropa y los accesorios se han utilizado para atraer al sexo opuesto.

Los antiguos humanos utilizaban marcas corporales, tatuajes y otras formas de arte corporal además de ropa natural atractiva. En segundo lugar, los humanos somos animales de sangre caliente y es difícil mantener ese calor sin una gruesa capa de pelo en el exterior, ya que nuestra piel no es tan resistente como la de otros animales para soportar climas extremos. Con los cambios climáticos, creció la necesidad de añadir capas artificiales e impedir así que el cuerpo perdiera calor. La migración desde África para establecerse en otras partes del mundo cimentó la necesidad de cubrir aún más el cuerpo debido a la exposición a condiciones climáticas más duras. Pero debe haber otras razones detrás.

La sociedad 1.0 empezó con ropas hechas de hojas, piel de animales y otros materiales naturales disponibles. Los humanos se dieron cuenta de que las prendas naturales se secaban y descomponían y no duraban más. Además, eran menos cómodas, no conservaban mucho el calor y atraían a los animales herbívoros en lugar de ahuyentarlos. Esto impulsó el descubrimiento del tejido. La primitiva maquinaria de fabricación de tejidos producía variaciones de lino, lana y seda. Poco a poco, a medida que las civilizaciones avanzaban hacia la Sociedad 2.0, la moda se convirtió en algo simbólico para cada civilización. Cada civilización representaba una rica historia de estilos de vestimenta y uso de determinados accesorios y joyas. Estas vestimentas tradicionales aún pueden verse en diversas partes del mundo, ligadas a varias civilizaciones.

La invención de la máquina de hilar y tejer revolucionó la indumentaria, automatizando la larga y laboriosa tarea del tejido manual. Esto marcó el comienzo de la gran revolución industrial, que dio lugar a la Sociedad 3.0 que evolucionó con el tiempo hasta la gran sociedad actual en la que vivimos usted y yo. La ropa desempeñaba un papel tan vital en la vida de la gente que se utilizaba para exhibir ostentosos símbolos de estatus o para hacer declaraciones políticas. 

La automatización del mundo textil permitió una mayor producción de ropa en plazos más cortos, lo que hizo que la ropa fuera más asequible y estuviera al alcance de todos. Pero la verdadera revolución de la ropa y los accesorios sólo puede atribuirse a la creación de fibras artificiales o sintéticas como el poliéster, el nailon y el rayón. Esto permitió teñir la ropa en una plétora de colores, hacerla más duradera, más barata y también más accesible en las postrimerías de la Sociedad 3.0.

La sociedad de la información, la Sociedad 4.0, aportó mayor visibilidad y eficiencia a la cadena de suministro de principio a fin, dando a los fabricantes de ropa la capacidad de prever mejor la demanda para satisfacer la oferta. 

La eficiencia en la cadena de suministro hizo posible la "moda rápida"; lo que significaba para los consumidores era que la moda ya no estaba ligada a la durabilidad. Esta tendencia fue iniciada por empresas como Zara, H&M y Forever 21, que, en lugar de producir en masa la misma ropa una y otra vez, iniciaron un nuevo modelo de negocio en el que cambiaban sus tendencias de moda cada temporada, a veces incluso varias veces por temporada. 

La optimización de la fabricación, la globalización y la invención de tejidos sintéticos les ayudaron a hacer llegar la ropa a los consumidores a un coste menor, atrayéndoles a comprar cada vez más, o tan a menudo como cambian sus diseños. 

Cuando comparo esto con el mero juego de ropa nueva que recibía al año cuando era niño con los niños de hoy en día, que rara vez aparecen con la misma ropa dos veces en las funciones familiares, no puedo evitar compadecerme de mí mismo.

La industria de la confección se encuentra hoy en un punto de inflexión, similar al de la mayoría de los demás sectores, que están experimentando una enorme transformación. 

En breve hablaremos del cambio de tendencias, pero antes hay que reconocer que la industria se enfrenta a numerosos retos. La industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo, junto a la del petróleo. 

Los recursos y productos químicos necesarios para cultivar y almacenar las materias primas (por ejemplo, el algodón) y los sintéticos, como el poliéster, han hecho que toda la industria sea prácticamente no biodegradable. 
Y ni siquiera hemos empezado a hablar de todos los animales que matamos para obtener cuero y de todos los gases de efecto invernadero que se emiten durante el transporte de las prendas por todo el planeta, entre otras cosas. La industria de la moda es una pesadilla para el ecologismo.

Aunque todo el proceso de la cadena de suministro ha mejorado drásticamente durante la era de la información, el despilfarro sigue siendo un factor importante en esta industria. El despilfarro equivale a dinero perdido, a una carga para nuestro planeta Tierra, o a ambas cosas. 

Los productos falsificados son otro problema que afecta sobre todo a las marcas de gama alta. Usted y yo estamos bien informados hoy en día en comparación con nuestros antepasados y antepasadas. 

Exigimos una moda mejor, una moda responsable para ser precisos, y menos despilfarro. La forma de comprar ha cambiado y hemos pasado de las visitas a las tiendas a los clics en casa. 

Además, la tecnología está superando a la industria de la confección. ¿Cómo afrontar estos retos y seguir el ritmo de los cambios drásticos que experimentan nuestras tecnologías y sociedades? Estas son las tendencias clave en la confección que, en mi opinión, merecen atención:

Tejido informático

Mientras repasábamos cómo la IA va a dominar nuestras vidas, tocamos brevemente el concepto de tejido inteligente. Todas las prendas que vestimos: camisetas, camisas, pantalones, sombreros, zapatos, joyas, mantas, toallas e incluso ropa interior se volverán inteligentes en el futuro, ofreciendo algún nivel de computación a través de la tecnología insertada.

Camisetas que controlen las constantes vitales y envíen los datos de bienestar al médico, chaquetas que ayuden a localizar a personas desaparecidas, alfombras que detecten la suciedad y llamen automáticamente al aspirador, pantalones que detecten la temperatura y ajusten automáticamente la calefacción, cortinas que detecten el calor y se regulen automáticamente e incluso ajusten el termostato, y sábanas que controlen el sueño y envíen consejos de bienestar a la bandeja de entrada: estos son algunos de los posibles usos de los tejidos inteligentes.

La industria textil inteligente tendrá un valor de 5.400 millones de dólares en 2025, con una tasa de crecimiento anual compuesto (TCAC) del 30,4% de 2019 a 2025, según Grand View Research (2019). Si recuerdas al asistente de la historia de Falcon, te darás cuenta de que no solo la camiseta, sino el médico con el que interactúa tu camiseta también es una tecnología. Con un número cada vez mayor de empresas trabajando en ropa inteligente, quién sabe lo que la ropa que llevas puede ofrecerte en un futuro próximo.

Diseñadores de moda inteligentes

Pagar millones de dólares a los diseñadores de moda será cosa del pasado. La IA diseñará ropa mucho mejor que los humanos. El diseño de moda es un negocio complejo. Un nuevo diseño debe seguir las tendencias y atraer a grupos de edad específicos. ¿Quién mejor que Internet para seguir las tendencias y entender el pulso de la gente?

La IA escudriñará las redes sociales, seguirá las tendencias del mercado, innovará y experimentará con los diseños y propondrá estilos atractivos para un público concreto, lo que aumentará las posibilidades de vender más rápido. Pero eso no es todo. La IA pronosticará la demanda basándose en estos datos y ajustará la producción del artículo, reduciendo el desperdicio total.

Salas de prueba en casa

¿Cansado de ir a una tienda y hacer cola para probarse la ropa? ¿Qué tal si te llevas la sala de pruebas a casa? Seleccione la prenda que le guste y la realidad aumentada (RA) no sólo le dirá la talla exacta que necesita, sino que también le mostrará su aspecto exacto con ella puesta.

Las tecnologías de inmersión crearán un mundo virtual alternativo centrado en ti. ¿Quiere verse con ese vestido puesto en una boda? El probador virtual puede crear esa experiencia para ti. Estos salones de prueba en casa serán mucho mejores que los salones de prueba físicos. Eso es porque puedes probarte tantos conjuntos de ropa para tantas situaciones.

Sastre de armario

¿Cuántas veces te levantas por la mañana sin saber qué ponerte y simplemente te pones toda esa ropa? El espejo inteligente de tu armario inteligente aprenderá tu horario, leerá la información meteorológica de Internet, obtendrá tus "datos de estado de ánimo" de tu reloj o manta inteligentes, leerá tus patrones de ropa anteriores y te dirá lo que debes ponerte. Pero podría haber más. Si no tienes lo que tu armario te recomienda, puedes simplemente imprimir en 3D el conjunto que ha diseñado. Lo único que tienes que hacer es ponértelo y sonreír. Esta tecnología no está muy lejos.

Adiós a lo sintético

Como hemos comentado antes, la industria de la ropa es la segunda más contaminante debido en parte a la naturaleza no biodegradable del tejido sintético. Un trozo de poliéster acaba en el océano durante cientos de años o dentro de un animal acuático. Ese mismo animal puede llegar a su plato. En este sentido, los fabricantes de ropa ya se sienten obligados a avanzar hacia la ropa ecológica.

Si a esto le añadimos posibles normativas y, sobre todo, la reticencia de clientes informados como usted y como yo, el futuro de los tejidos químicos en la ropa no parece muy halagüeño. Dicho esto, los consumidores deben desconfiar de que cada vez más empresas lleven sus agresivas agendas "verdes" a los medios de comunicación en un intento de parecer concienciadas con el medio ambiente, lo que resulta no ser más que trucos de marketing políticamente correctos que salpican un tinte de lavado verde. Sin embargo, siempre hay quien quiere cambiar las cosas. Y participar en ese cambio ahora sin duda dará sus frutos más adelante.

Cuero en un laboratorio

La historia de la crueldad con los animales es tan antigua como la civilización humana. La organización de defensa de los derechos de los animales People for the Ethical Treatment of Animals (PETA) cita datos de la FAO en los que afirma que cada año sacrificamos más de mil millones de animales ("Leather" 2022). En otro artículo de PETA, se afirma lo impactante que ha sido la matanza de animales: "Aproximadamente 3.000 gusanos de seda se matan para hacer una sola libra de seda. Eso significa que miles de millones, si no billones, de ellos son asesinados cada año" (Toliver 2018).

Los humanos aman el cuero y la seda. Aunque se consiguen por medios inmorales, no hay forma de que los humanos hayan podido deshacerse de ellos por completo. ¿Cómo podemos acabar con la crueldad hacia los animales y seguir vistiendo cosas que nos gustan? La solución, sin embargo, existe desde mediados de la década de 1880. Los productos sintéticos similares, como el rayón, inventado en 1884, cumplieron su función, pero después, a raíz de los desastres medioambientales, pensamos que el sintético tenía que desaparecer tarde o temprano.

Los científicos trabajan en la creación de materiales similares al cuero y la seda mediante biotecnología avanzada, un concepto llamado biomimetismo, imitando las características naturales de estos animales y gusanos. Llámelo "cuero en un laboratorio" o "seda en un tubo de ensayo". No sólo se parecerán al cuero y la seda, sino que se sentirán y comportarán como ellos, con biodegradabilidad, porque se producen mediante biotecnología avanzada.

Seguimiento de la autenticidad

Imagine que compra un bolso Louis Vuitton de segunda mano que siempre le gustó a través de alguien que conoció en Facebook. Un mes después, te das cuenta de que era falso. Hay miles de personas que son engañadas para que compren productos falsificados de nombres reputados y nadie hace lo suficiente para frenar la situación.

Hoy en día, los productos falsificados se han convertido en uno de los mayores retos a los que se enfrentan las marcas de gran consumo. Se calcula que la industria de la falsificación mueve más de 1,2 billones de dólares, 450.000 millones de los cuales están vinculados a la industria de la moda. Los fabricantes han intentado demostrar la autenticidad mediante diversos métodos, como la asignación de números de serie, pero cada año se ven superados por las astutas réplicas de estos productos falsos.
Pero esto puede cambiar.

La tecnología Blockchain puede convertirse en uno de los métodos más adecuados para rastrear los productos desde su nacimiento hasta su consumo y degradación. Se podrá rastrear toda la vida del producto para saber si es auténtico o no. Pero no se trata de un dispositivo de rastreo ni invadirá la privacidad de nadie.

Cómo funciona es bastante sencillo. Imagine registrar y mantener cada producto de gama alta mediante una etiqueta inteligente como un código QR en un "libro mayor distribuido", gestionado por múltiples agentes en todo el mundo, que no sólo rastrea el origen de cada producto, sino todo su proceso en la cadena de suministro. Un usuario autorizado puede conocer el historial completo del producto simplemente accediendo a esta blockchain. Cualquier manipulación, en un intento de alteración, debe hacerse en múltiples lugares a través de la blockchain, con lo que no sólo es difícil, sino prácticamente imposible, manipular la autenticidad de los productos.

Reciclaje

El reciclaje es otra tendencia que se está imponiendo en la industria de la ropa y la moda. Cada vez son más los minoristas, especialmente las empresas de moda rápida, que lo prometen, dados sus objetivos de sostenibilidad. Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo.

Reciclar de verdad significa reutilizar el tejido para hacer nuevos conjuntos de ropa y sólo es posible cuando la ropa no está hecha de materia prima sintética. De lo contrario, reciclar es difícil hasta el punto de que resulta casi imposible. Por eso creo que el jurado aún no se ha pronunciado sobre esta promesa, a menos que el tejido original esté hecho de material reciclable. Sin embargo, una tendencia a tener en cuenta es la reventa de ropa usada.

Cada vez son más los minoristas que se suben a este carro de la ropa de segunda mano que se proyecta como cool. Esta tendencia ya ha cobrado fuerza en la ropa y los accesorios de lujo. Grandes marcas como Lululemon también han iniciado su andadura por esta vía. CNBC informó: "Lululemon está probando un programa de reventa en el que los compradores pueden vender y comprar artículos usados" (Thomas 2021). Esto tiene sentido porque se trata de un modelo en el que todos ganan, es decir, es bueno para el planeta, te ayuda a ganar dinero con tu ropa poco usada, los nuevos propietarios pueden comprarla barata y las empresas pueden revenderla para obtener beneficios.  Atentos a este espacio.

Estas son algunas de las principales tendencias futuristas de la industria textil. Es cierto que no las he cubierto todas, pero te darán una idea de hacia dónde se dirige el futuro de la ropa. El resumen no es sólo que la tecnología se empleará más en la industria de la confección, sino también que la ropa se convertirá en tecnología: ya sea a través de tejidos inteligentes construidos con alta tecnología o tejidos fabricados en un laboratorio utilizando biotecnología.

Con todo esto en marcha, ¿qué ocurrirá en el futuro con los puestos de diseñador de la industria de la moda? Siempre que los que tienen "gusto" sigan buscando asistencia personalizada -como los amantes de los libros que se oponen a los lectores digitales-, los diseñadores de moda y los asesores personales de ropa no desaparecerán del todo. Simplemente, serán menos numerosos, pero seguramente recurrirán a la IA en busca de ayuda.

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow

Hernan Arena CEO NuevArena, Analista Programador, Tecnicatura en Comercio Electrónico, Experto en IA